CONVIERTE TU MARCA EN UNA PERSONA (Y ponle VOZ)

Como publicista he llegado a la conclusión de que para que una marca funcione mejor en el mercado, debería tener los atributos de una persona. ¿Cómo? Menudo disparate acabo de soltar, ¿no?. Pues no, en absoluto. He llegado a esta profunda y extraña convicción tras reflexionar sobre el hecho de que todo ser humano es único e irrepetible. Han existido y existen miles de millones de seres humanos y todos han sido distintos y diferenciables los unos de los otros, lo cual resulta fascinante. Y muchos han pasado a la historia precisamente gracias a ello, pues en la diferencia encontraron su identidad y valor. ¿Y no deseamos en cierto modo lo mismo para nuestra marca? ¡Por supuesto que sí! Tu marca debería ser única e irrepetible, como mínimo, para ser recordada y deseada. marca personal

En el reino animal, a no ser que seas un experto biólogo o algo más que un simple observador amateur, puede ser difícil distinguir a un ejemplar de otro dentro de una misma especie. Necesitamos poner el foco en pequeños detalles. Que si este tiene el pelaje algo más oscuro, que si este otro tiene un mechón blanco en el lomo, etc. En el medio natural, si se trata de variedad de rasgos y personalidades, no hay quien gane al Hombre. Porque la asombrosa realidad es que no hay nadie como tú (exactamente como tú) y no hay nadie como yo (idéntico a mí). Y deja de pensar en los chinos como excepción, que si todos son iguales, que si bla bla bla. Si te cuesta distinguirlos probablemente sea porque no eres chino o porque no vives rodeado de ellos. Hasta los chinos son únicos e irrepetibles.

¿Porqué debo convertir mi marca en una persona? Porque una persona:

 

– pertenece a una cultura

– tiene unas creencias

– obedece a un código moral

– es libre y creativa

– respeta unas normas

– se sociabiliza

– se comunica

– es inteligente

– aporta algo al mundo

– crea soluciones

– tiene un código genético

– tiene aspecto

– tiene un estilo de imagen

– ve y observa

– tiene oídos para oír

– tiene VOZ

-En conclusión, es única e irrepetible

 

Si tu marca eres tú, entonces trabaja tu marca personal. Si tu marca, por el contrario, no es una persona, ponte las pilas y conviértela en una. Seguro que te irá mejor.

Cuando creamos una empresa deberíamos trabajar más la personificación de nuestra marca. Es cierto que no todos los seres humanos reúnen estas condiciones que he escrito, por infinidad de razones y circunstancias, pero por lo general es así. Y todos estos atributos, bien planteados y orientados, harán que tu marca sea diferenciable y recordable si logras entrar en el mercado y ser una opción visible. Y aunque cada uno de rasgos daría para un redactar artículo o incluso para escribir un libro, enfocándolo al mundo del marketing, en esta ocasión voy a barrer para casa y me voy a centrar en la voz. Porque sí, si tu empresa tiene una imagen, también debería tener una voz y no una voz cualquiera.

Cuando una persona se plantea crear una marca comercial, lo primero en lo que suele pensar es en el nombre (algo realmente importante) y lo segundo con frecuencia es el logotipo. Sin embargo, ¿por qué razón, si vivimos en un mundo audiovisual y emocional, nos centramos casi exclusivamente en el aspecto visual de nuestros negocios? Si tu marca te importa, no sólo cuides su imagen visual, preocúpate también de su sonoridad, pues no es tontería. Y si no suena, debería sonar.

Desde mi punto de vista, el problema en gran parte lo han creado la mayoría de agencias de diseño, comunicación, marketing y publicidad, por su falta de visión. Especialmente, aquellas agencias que en lugar de contar con un equipo multidisciplinar son más modestas y por tanto no pueden abarcar todo lo que deberían. Y es que resulta que muchos de los empresarios que deciden prescindir de los servicios de su prima, “la que pinta muy bien y es una artista” o de su amigo, “el que hace páginas web gratis y en un plis” para contratar los servicios de una agencia experta, con demasiada frecuencia no obtienen aquello por lo que han pagado, y no precisamente poco. Se les promete una identidad corporativa, pero por desgracia en demasiadas ocasiones lo único que se trabaja es una identidad visual, basada en un logotipo “de impacto” y una serie de colores y líneas que definirán la imagen de la empresa. Y esto está bien y es necesario, pero si es lo único que nos va a preocupar, mejor dejemos la aventura de emprender para otros más sensatos, con una visión no tan corta de miras. Es necesario ir bastante más allá.

Si una empresa externa promete abordar la identidad corporativa de tu negocio, desde mi humilde opinión como publicista, dicha empresa debería preocuparse por todos aquellos aspectos visibles, invisibles, audibles e inaudibles que vas a proyectar sobre tu público potencial. Debería trabajar la personificación de tu marca y en coherencia, ofrecerte una voz. Pero por desgracia no es lo más habitual. Deberían tener más presentes a los locutores freelance.

Porque sí: Tu marca necesita una voz corporativa

Es así, te guste o no. La quieras o no la quieras pagar. Puede que lo estés descubriendo ahora y, si es así, aún estás a tiempo de poner remedio. De la misma forma que no deseas cualquier logo o nombre para tu empresa, tampoco debes conformarte con cualquier voz. Necesitas contratar los servicios de un locutor profesional online cuya voz camine en perfecto equilibrio con el conjunto de tu marca.

Y lo primero que debes analizar es si te conviene más una voz masculina o una femenina. Si necesitas una voz joven o adulta. Si quieres un timbre dulce u otro más quebrado. Si quieres un estilo de locución natural o por el contrario tu negocio pide un estilo más afectado y engolado. Pero, en cualquier caso, esa voz existe y te está esperando. Si tu marca te importa, que seguro que sí, deberías contar con una voz que comunique tus valores e intenciones, que le diga al mundo quién eres, cómo eres, qué ofreces, por qué razón, dónde, a quién, cuándo y por cuánto. No te conviene una marca muda y menos en un mundo basado en la comunicación multiplataforma.

Pero, ¡cuidado! Tampoco te interesa una marca con mil voces. Te hablo de esas marcas que apuestan por campañas en este medio y aquel y que cada vez utilizan una voz distinta. ¡Error! ¡Terrible error! ¿Acaso cambias tu logotipo cada vez que subes una foto a las redes sociales? ¿Cambias tus colores de marca cada vez que haces publicidad en una valla publicitaria? La voz es o debería ser parte de tu identidad corporativa y no deberías cambiarla. Como locutor te animo a que contrates una voz porque como publicista estoy realmente convencido de que es algo que te conviene.

Grandes Marcas como Mutua Madrileña, Verti o Media Markt cuentan con voces corporativas con personalidad. Invierten en publicidad de forma continua y siempre suenan igual. Han apostado por la coherencia y homogeneidad de su marca en lugar de volver loco al espectador hoy con una voz y mañana con otra. Siempre usan la misma locutora o locutor y eso, sin lugar a dudas, es un enorme acierto. ¿Verdad que te molesta cuando estás habituado al doblaje español de un determinado actor de Hollywood y de un día para otro te lo cambian en una serie o película? Suele tocar bastante las narices. Que me lo digan a mí, que hace poco vi a Morgan Freeman con otra voz, que siendo buena, no era desde luego la del gran Pepe Mediavilla, actor que admiro profundamente.

Quizás te preguntes, ¿para qué necesita mi empresa una voz?

Porque una voz puede ser un elemento muy útil dentro de tu negocio. Te pongo algunos ejemplos:

-Para grabarte una centralita telefónica en condiciones

-Para grabarte una cuña de radio en condiciones, mejor producida que en la radio

-Para poner voz a tus vídeos y contar lo que haces

-Para enviar un mensaje informativo a través de Facebook o Whatsapp

-Para grabar una megafonía

-Para un mensaje de bienvenida en tu página web

-Para grabar un podcast contando las novedades de la semana

-Para desear unas buenas fiestas a tus clientes

-Para dar un curso e-learning a tus trabajadores

-Para explicar cómo funciona tu producto o cómo se monta

Y un laaaaargo etcétera.

 

Deberías contratar un locutor profesional

-Porque seguramente tu voz o la de tu prima no es profesional, aunque quizás sea muy bonita

-Porque probablemente no tienes los medios profesionales para grabar una voz con la calidad necesaria.

-Porque un locutor profesional online como un servidor te ofrece una voz profesional grabada con medios profesionales en un estudio profesional, a un precio justo y asequible.

-Y el mejor motivo de todos: Porque dedicar una parte de tu presupuesto a una voz corporativa no es un gasto sino una inversión en tu negocio, que muy probablemente lo fortalecerá y hará crecer. ¿Te parece poco?

Personalmente tengo experiencia como voz corporativa. Durante más de un año he sido la voz corporativa de Masical. Actualmente, también grabo locuciones para algunas marcas que sólo quieren contar con mi voz. Y la ventaja de una voz versátil, virtud que intento trabajar a diario y que ofrezco, es que te puedes adaptar a las marcas más dispares. Así que vayas a usarla una vez al año, tres veces al mes o todos los días, asegúrate de contar con una voz profesional que se convierta en tu voz corporativa. ¿Te gusta la mía? Pues contáctame y seguro que llegaremos a un acuerdo bueno para ambos.

Para finalizar, te dejo con un vídeo que grabé hace algunos meses, titulado “No seas cutre y contrata un locutor”. Creo que viene como anillo al dedo. En otros artículos, en un futuro próximo, continuaré escribiendo sobre las múltiples ventajas de personificar una marca. ¡Gracias por haberme leído hasta el final! Siéntete con libertad para opinar o preguntar todo aquello que desees y consideres oportuno. Y por favor, si te ha gustado te invito a que te suscribas a este blog. ¡Hasta la próxima entrada!

 

Carlos Roca

Locutor Profesional & Copywriter