CONSEJOS AL CONTRATAR UN LOCUTOR PROFESIONAL (Primero)

Antes de nada, he de decirte que me alegra mucho que hayas llegado a este post, tanto si eres autónomo, empresario o el responsable de alguna agencia de publicidad o productora audiovisual, como si provienes del gremio de locutores profesionales online, seas de donde seas. Si perteneces al primer grupo, llamémosle empresarial, estoy convencido de que este artículo te va a resultar útil en la medida en que va a ayudarte a tener una visión más completa de lo que debes esperar de un voice talent, antes de contratarlo. Si al igual que yo, perteneces al segundo grupo, al de profesionales del micrófono, este post también te puede interesar de cara a mejorar y consolidar tu propuesta profesional ante un potencial cliente. Y por supuesto, todo lo que voy a recomendar, intento aplicármelo a mí mismo en primer lugar, pues este precioso oficio se aprende hasta el último día que se ejerce.

Bajo el título genérico “Consejos al contratar un locutor profesional” iré publicando varios post durante las próximas semanas. Si te interesa seguirlo, suscríbete a este blog y no te lo pierdas. Cada artículo contendrá un consejo y en esta ocasión, el primero es:

1 – QUE EL LOCUTOR PROFESIONAL O LOCUTORA SEA REALMENTE VERSÁTIL

Creo firmemente que quien cobre por locutar debe tener un mínimo de versatilidad, sí o sí. Básicamente porque el estilo de locución que vale para un proyecto concreto no tiene por qué funcionar en otro. Es más, me atrevo a afirmar que no se puede locutar un audiolibro igual que una cuña, ni grabar un contestador automático de la misma manera que se narraría un documental, pues cada género exige una adaptabilidad específica por parte del locutor o locutora. Un mismo voice over, si es versátil, será capaz de enfrentarse a multitud de estilos, desenvolviéndose con total soltura y profesionalidad aunque pueda destacar más en unos formatos que en otros.

Sin embargo, conviene aclarar desde ya algunos conceptos para no caer en confusiones. Tengamos muy presente que una cosa es ser versátil y otra muy distinta ser un “trasformista vocal”, termino que se me acaba de ocurrir (Suena bien, ¿verdad?). Aunque estos dos rasgos pueden interesarte si eres un cliente y hacerte más sólido si eres locutor, creo que lo mínimo exigible es la VERSATILIDAD.

 

1.1 – ¿QUÉ SIGNIFICA VERSATILIDAD EN UNA LOCUCIÓN?

Desde mi experiencia, tengo claro que la versatilidad de un locutor tiene que ver con saber variar de tono y estilo, en el sentido más amplio de ambos términos. De esta forma, una misma persona puede tener registros más agudos o más graves, más adultos o juveniles, más enérgicos o pausados, más o menos naturales o dramatizados y un larguísimo etcétera. Los registros son incontables y versátil sería ese locutor o locutora de naturaleza camaleónica que sea capaz de enfrentarse a todos, con éxito y garantías.

Os cuento un pequeño anécdota. Resulta que, alguna vez, amigos que están habituados a escucharme en persona me han oído en la radio mientras conducían o han visto un spot en la televisión que había locutado y me han reconocido. Sin embargo, la mayoría de ellos cuando me lo han contado no ha sido en forma de afirmación sino de interrogación. Algo así como “Carlos, ¿Puede que te haya escuchado en la radio en una cuña para xxxxx?” o “¿Eras tú la voz del anuncio xxxx que he visto en la tele?”. A mí me suele sorprender porque veo que, aunque tienen bastante claro que era a mí a quien escucharon, al mismo tiempo el registro que utilicé era lo suficientemente distinto a mi voz habitual como para generarles cierto grado de duda. ¡Y esa es la versatilidad que me interesa!, la que me hace sonar diferente sin perder mi “marca sonora”. Porque sí, se puede modificar la voz sin perder nuestro rastro auditivo, ese sonido propio y original que hace que nuestra voz sea la nuestra y no la de otro.

¿Pero cómo conseguirlo? No es fácil pero tampoco imposible. Para ser versátil el locutor ha de ser capaz de controlar su laringe y cuerdas vocales, modificando la posición, la cantidad de aire y la vibración, por ejemplo. Así logrará variar el timbre de la voz y alcanzar registros tan complicados como diferenciables. No obstante, entran muchos más elementos de nuestra anatomía humana en juego, tales como la faringe, las cavidades oral y nasal, los labios, el alvéolo, el paladar, la lengua, etc. En conjunto, todos ellos, conforman el aparato fonador que da como resultado una voz concreta.

Así que cuanto mayor dominio tenga el locutor profesional de su aparato de fonación, más fácil le resultará adaptarlo a un registro u otro y como consecuencia, más versátil y “todoterreno” será su voz de cara a las inmensas posibilidades interpretativas que existen. Y justo en este punto del artículo hemos llegado a una de las cuestiones más relevantes que es la capacidad interpretativa. ¿Cómo sino darle vida a un texto? Quizás, para dejar bien claro lo importante de saber interpretar, deberíamos habernos llamado actores de locución, igual que los actores de doblaje son eso y no dobladores. Voy a probarlo, a ver qué tal suena: “Me llamo Carlos Roca y soy actor de locución”. Vale, puede que suene algo raro pero no mal. Es cuestión de acostumbrarse al término y a mí me gusta, así que voy a usarlo otra vez más:

 

1.2 – SER UN BUEN ACTOR O ACTRIZ DE LOCUCIÓN ES ESENCIAL PARA SER VERSÁTIL

Un texto locutado puede sonar vivo o muerto y por esta razón hay malas y buenas locuciones. Y esto será así independientemente del tipo de ya que más importante que el sonido de la voz es lo que sabemos hacer con ella. Si sabemos interpretar mejoraremos mucho como locutores. Igual ocurre con los actores de doblaje: aunque tiene que dominar muchas técnicas si no sabe interpretar sería como un coche sin las cuatro ruedas necesarias para circular.

Realizar un curso de locución, de doblaje o estudios de interpretación es lo más recomendable si está en nuestra mano. Pero si no podemos, no todo está perdido. Es posible mejorar como actores o actrices de locución si sabemos aprovechar bien cada contratación, viéndola como una oportunidad. Un buen método para progresar podría ser asumir el hábito de trabajar el texto antes de entrar en cabina y darle al REC. Tenemos que saber qué vamos a locutar, comprenderlo e interiorizarlo y sólo así podremos expresarlo aportando valor añadido.

Un buen actor es aquel que se transforma en su personaje haciendo suyas sus palabras, pensamientos y en definitiva su esencia. Por tanto, es bueno darle al menos un par de vueltas a los textos y analizar bien la estructura, la intención y el objetivo y, si es posible, realizar dos o tres lecturas en voz alta antes de empezar a grabar el audio. No te supondrá mucho tiempo extra y seguro que mejorará el resultado. Ten presente que cada palabra podría tener una personalidad y un color sonoro exclusivo que refuerce su significado y la percepción del mismo por parte del oyente y/o espectador. ¿Quieres comprobar a qué me refiero con esto? Te propongo un ejercicio simple pero muy útil que podrás practicar ahora y cada vez que quieras y que te va a ayudar a descubrir los matices interpretativos que encierran las palabras. Lee el siguiente listado de 10 adjetivos intentando cambiar la expresión de tu rostro e infundiendo el tono y carácter adecuados a cada término. ¡Ojo! Si es necesario, piénsalo un poco antes de leerlo de sopetón y procesa bien la información. Te aconsejo que hagas un esfuerzo por expresar con el rostro lo que vas a decir, dibujando la palabra con tu gesto, pues la colocación de todos los músculos de la cara imprimirán una dosis extra de carácter y autenticidad a tu lectura oral. No te limites a leer la palabra, intenta interpretarla y verás cómo cada una puede llegar a sonar distinta y veraz. Haz una pausa entre y entre.

LISTADO DE ADJETIVOS

  • Interesante
  • Triste
  • Alegre
  • Descansado
  • Rápido
  • Lenta
  • Apesadumbrado
  • Nerviosa
  • Entusiasmado
  • Tenebroso

 

¿Qué tal la experiencia? Puedes probarlo tantas veces como quieras, cambiando las palabras. Pero ten en cuenta lo que te he dicho antes, que no es del todo posible interpretar bien con la voz si no se interpreta bien con el rostro. Si aún no me crees del todo, intenta decir la siguiente frase con una expresión feliz y una amplia sonrisa: “Hoy me siento realmente triste y de hecho estoy a punto de llorar

¿A que es difícil y algo no termina de funcionar? Esto ocurre porque no hay cohesión entre tu expresión facial y el alma de la frase. Así que vuelve a probar pero esta vez frunce el ceño, tuerce algo la boca bajando los labios como si estuvieses triste, cierra algo los párpados y sólo entonces lee y transmite esto: “Hoy me siento realmente triste y de hecho estoy a punto de llorar

Me hubiera gustado ver tu cara en este mismo momento, XD. ¿A que cambia mucho el resultado si acompañamos la lectura en voz alta con la expresión idónea? ¿Has visto cómo cada palabra encierra una sonoridad específica? Pues bien, si vas a contratar locutor profesional, este debería ser capaz de leer en voz alta cada uno de estos adjetivos y que ninguno suene igual a otro. Y entiéndeme, con esto no quiero decir que lo sometas a examen… Este ejercicio, si somos locutores, puede servirnos para darnos cuenta de que es bueno no conformarnos con lo que ya sabemos y seguir practicando. Por tanto, el conocimiento, las capacidades innatas, el esfuerzo y el deseo de superación pueden convertirnos en locutores súper versátiles, es decir, en grandes intérpretes en materia de locución.

¿Y qué ocurre cuando modificamos tanto el timbre vocal que nuestra voz natural desaparece por completo? En estos casos, a mi modo de verlo, es cuando un locutor versátil da un paso más allá y se convierte en ese “transformista vocal” que mencionaba con anterioridad, algo que, sin lugar a dudas, también puede beneficiar a nuestros clientes, ¡y mucho!.

 

1.3 – SER UN TRANSFORMISTA VOCAL TE HACE AÚN MÁS VERSÁTIL

Yo lo veo como el culmen de la versatilidad vocal. Consiste en ser un creador de voces y/o un imitador. El ser humano tiene talentos de lo más prodigiosos y el de mutar la voz, desde mi punto de vista, es uno de ellos. Cuando veo a grandes imitadores tengo la impresión de que su voz es como un trozo de plastilina que cogen y moldean a su antojo, dándole cualquier forma por difícil que parezca. Sus aparatos fonadores van al 100% de sus capacidades. De hecho, el fantástico imitador Carlos Latre confesó en una entrevista que en una ocasión se hizo un estudio de las cuerdas vocales comparándolas con las cuerdas de las personas que imitaba y sus cuerdas vocales se colocaban de la misma forma y grosor que las originales. ¡Increíble!, ¿verdad?

Los que practicamos la imitación -me incluyo como aprendiz- hemos hecho de nuestro aparato fonador un instrumento flexible que nos permite emular el sonido de otras personas con una precisión muy considerable. Los oídos escuchan, el cerebro procesa, programa y ejecuta una serie de cambios en el aparato fonador y como resultado hablamos con una voz distinta que suena igual que otra o al menos muy similar. Es parecido al mecanismo de una fotocopiadora al clonar un folio. Además, la copia, aunque parece igual que la original, siempre guarda pequeñas diferencias porque no deja de ser una imitación, una réplica, no la auténtica.

 

1.3.1 – ¿CÓMO BENEFICIA A NUESTRO CLIENTE QUE TENGAMOS LA CAPACIDAD DE INVENTARNOS VOCES O DE IMITARLAS?

Hay clientes que en algunos casos buscan imitaciones al igual que voces extrañas y originales. Una empresa podría querer promocionar un postre lácteo con la voz del Rey emérito Juan Carlos de Borbón, por poner un ejemplo. Escuchadlo en vuestras mentes con su voz: “Me llena de orgullo y satisfacción comerme esta natilla porque…. Bla bla bla … Froilán! ¡tienes que probarla!”.

Y con respecto a crear voces inéditas, ello nos permite afrontar personajes que irán como anillo al dedo para según qué proyectos. Os cuento que, gracias a saber modular la voz, he podido ponerme en la piel de un duende, en la de un genio de la lámpara o en la de un hombre lobo, en distintas contrataciones. ¡Por no hablar de las voces de animación! Haber visto dibujos animados y seguir viéndolos nos ofrece todo un abanico de voces. Aprender a crear algunas puede ser toda un ventaja para nuestro cliente ya que podríamos afrontar con una gracia especial proyectos tales como audiocuentos o por ejemplo anuncios de radio o tv dirigidos a los niños.

 

1.3.2 – MI CASO PERSONAL: ASÍ FUNCIONA MI TRANSFORMACIÓN VOCAL

Desde que era un niño descubrí mi capacidad para crear voces distintas y, jugando, la fui desarrollando (y continúo). Algunas de ellas son imitaciones de personajes populares, otras son imitaciones de personas que conozco en el ámbito privado y otras simplemente son voces extrañas y diferentes a la mía. A veces oigo una voz y la identifico como una de esas voces que podría imitar y, de repente, al probarla por primera vez, surge la magia y logro reproducirla con bastante precisión y sin mucha dificultad. Después hay otras que al escucharlas sé que podría “obtenerlas” con trabajo, observación y retención. Y cómo no, también están muchas otras voces que se me resisten y no logro reproducir con un grado de parecido que me resulte aceptable. Estas últimas me atraen especialmente.

Una de las voces que me gustan y sé imitar es la voz de Rambo, sin perder de vista que el resultado es mi versión caricaturizada y no una copia exacta del doblaje original. Además es divertidísimo imitar a Rambo y ponerlo al servicio de un doblaje de humor. Aquí tienes un ejemplo de lo que hago con él:

1.4 – CONCLUSIONES ¡Ya llegamos al final!

Como conclusión final creo que puedo afirmar que ser versátil es una virtud que todo locutor profesional debería llegar a poseer y trabajar. Nuestros futuros clientes lo van a agradecer y nosotros también ya que por un lado estaremos más seguros y equipados y por otro lado ganaremos experiencia en todo tipo de áreas, aunque lógicamente siempre seguiremos teniendo nuestros estilos más cómodos y preferidos. ¡Es comprensible! Pero intentemos no estancarnos en una “zona de confort vocal”.

Y si eres cliente, antes de acabar quisiera darte una recomendación extra: al contratar un locutor intenta ser claro a la hora de contarnos qué tipo de voz buscas. Intenta ser concreto y no utilizar calificativos extraños o ambiguos que den lugar a confusión por nuestra parte. Al mismo tiempo intenta que tu explicación no sea un galimatías. Ten muy presente que las referencias que nos des y cómo te expliques conformarán nuestra hoja de ruta durante la grabación. Y por último, considera que quizás podría ser una buena opción dejarte guiar por el locutor. Si tiene experiencia seguramente podrá asesorarte sobre qué tipo de locución encajaría mejor bajo su prisma.

Sin más, llegados a este punto, sólo me queda agradecerte que me hayas leído, y confiar en que este artículo te haya aportado, como mínimo, algo de conocimiento o motivación. Y cómo no, me encantaría saber qué te ha parecido. Siéntete libre para comentar y opinar. Pero sobretodo, ¡Compártelo con tus contactos! Gracias otra vez y hasta pronto.

¡SUSCRÍBETE!
Blog de Carlos Roca

Descubre conmigo el increíble mundo de la Locución y la Comunicación Creativa.

12 comentarios
  1. Eduardo Palacios
    Eduardo Palacios Dice:

    Hace muchos años, el ya desaparecido profesor de Técnicas de Locución, Simón Nicolas Cassola – toda una institución en materia de formación de profesionales de locución en Paraguay, nos decía a los entonces jóvenes deseosos de incursionar en el ejercicio profesional de Locutor, éstos mismos términos del actor de la locución para referirse a algunos de los atributos que deberiamos reunir en la búsqueda de la realización profesional. Hoy, éste árticulo tan valioso me trae a la memoria tantas y tan valiosas enseñanzas que nos legara aquél maestro a quien supimos honrar en su momento. Por ello Carlos Roca valoro tremendamente el contenido de éste material didáctico que buena falta hace a algunos que se inician en la profesión. Felicitaciones.

    Responder
    • Carlos Roca
      Carlos Roca Dice:

      Oh!!! muchísimas gracias. Me alegra que me digas que aquí has podido leer algo que te haya recordado a uno de esos maestros que no se olvidan. Creo firmemente que deberíamos usar más el término “actor de locución”, tal y como he desarrollado. Un abrazo grande y gracias por tu comentario

      Responder
  2. Santiago
    Santiago Dice:

    Me ha parecido un artículo excelente. Plasma con mucha honestidad una de grandes virtudes del LOCUTOR, en mayúsculas. Saludos de un locutor colombiano ya veterano, residente en España.

    Responder
  3. Angela Buron
    Angela Buron Dice:

    Soy ya veterana, 29 años en el mundo de la radio, y viviendo de ella que es lo mas dificil. Pero ademas la creadora de un Curso de FPE Locucion, presentacion y control de sonido en radio. Di clases durante 4 años y tengo como 60 titulados en el mercado con Cetificado de profesionalidad de la Junta de Andalucia. Y quiero felicitarte no solo por la iniciativa sino tambien por el contenido de tus explicaciones.Yo no lo hubiera podido hacer mejor. Animo… recomendare su lectura a mis alumnos y conocidos.

    Responder
    • Carlos Roca
      Carlos Roca Dice:

      Muchas gracias, Ángela. La verdad es que no ha sido un artículo sencillo pero hacía tiempo que quería escribirlo. Encantado de que lo recomiendes a quien consideres, será un honor viniendo de ti. Un abrazo

      Responder
  4. Megui Cabrera
    Megui Cabrera Dice:

    Qué bien que vuelvas al blog! Es un territorio bien chulo… Siempre digo que compartir es crecer. Así que es genial que estés ahí. Enhorabuena por el post y a por más éxitos! Nos leemos, nos hablamos o nos grabamos 😉 Abrazos!

    Responder
    • Carlis Roca
      Carlis Roca Dice:

      Cómo me alegra que lo hayas leído, Megui. Es cierto que a todos nos beneficia compartir experiencias, conocimientos e incluso inquietudes. Te mando un beso y espero coincidir pronto

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *